Unos de los proyectos estrellas del presente gobierno ha sido la Reforma Tributaria que en lo inmediato debería generar un alza significativa de impuestos ya por la vía de incrementar las tasas vigentes, como con la ampliación de la base imponible.
Se ha señalado que esta reforma trae una batería de nuevos instrumentos que por la vía de crear nuevos hechos gravados; aumentar las tasas de gastos rechazados; disminuir los ingresos no constitutivos de rentas; desde luego aumentar la tasa de primera categoría o derechamente establecer nuevos impuestos generará una carga tributaria no menor.
Como todo proyecto que ha nacido de una ardua disputa entre distintas posturas, lo que ha nacido como ley sin duda reviste un nivel de complejidad de carácter técnico que requerirá de asesoría especializada.
Si a lo anterior sumamos las mayores atribuciones fiscalizadoras del Servicio de Impuestos Internos cabe preguntarse cómo lo enfrentaran, no sólo a nivel de planificación sino que derechamente de defensa los contribuyentes de menor tamaño. Habrá que imaginar cómo se darán, en los Tribunales Tributarios y Aduaneros, las disputas entre un todo poderoso Servicio fiscalizador y una pequeña o mediana empresa.
Sólo a modo ejemplar habrá que ver el comportamiento del organismo fiscalizador respecto al cómo califica el abuso o simulación y si se respetará suficientemente el principio al debido proceso.
A nivel de planificación, una de las tantas decisiones que el contribuyente deberá elegir es entre el régimen denominado atribuido y uno semi integrado, ya que no habrá un sistema único, cada cual con sus tasas (25% el primero y 27% el segundo) y características propias.
Y como en la toma de decisiones de tales contribuyentes no siempre existe unanimidad sino que habrá que estar a la visión y voluntad de cada socio y la forma en que miren el negocio de la sociedad, quizás sea un foco de conflictividad relevante.
Lo que sí se puede anticipar es que hasta la menor empresa deberá contar con asesoría especializada en la materia, ya en la mencionada planificación como en una eventual disputa en Tribunales.
Llámanos al (56) 22 425 94 04
Santiago Albornoz Pollmann
Abogado

 

Compartir: